Shows / Expositions  | Projects / projets  | La Verrière, Bruxelles  | Méthode Room, Chicago  | Workshop / Ateliers  | Texts / Textes  | Interviews / Entretiens  | INFO




>> TEXTOS EN ESPANOL (SELECCION)

Universalidad, localidad, integracion y otros no lugares 1
in Integracion y resistencia en la era global.Evento Teorico - Décima Bienal de la Havana. 2009



Con frecuencia me siento interesado y escéptico ante este tema tan amplio y tan debatido de las relaciones entre la universalidad y lo local, entre el centro y la periferia en arte. Porque siempre he creido en la universalidad del arte, nunca en su constriccion, en su crispacion contextual, y al mismo tiempo reconozco su posicion siempre radicalmente minoritaria. Paradoja ? No, creo que el arte debe ser local y minoritario en sus modalidades de produccion al mismo tiempo que es universal en su direccion y recepcion. Es decir, una fuente concentrada, circunscrita, ultracontextualizada, de la cual emana una fuerza a veces infinita, y en todos los casos compartible. A esto denomino fuerza nuclear del arte : fricciones infimas que suscitan explosiones formidables de sentidos y emociones. Creacion de energia a partir de casi nada, cuyos efectos ilimitados actuan a muy largo plazo.

Por ello, el arte debe ser necesario y urgente ; inmediato, literalmente "sin mediacion". Aunque resulte paradojico, estas condiciones establecen su relacion con la historia. Asi como su universalidad. Sin embargo, el arte no es contingente. No es exclusivo, no solo legible en un contexto determinado. No es subsidiario. Se impone en todas partes. En ese sentido, el arte no es la cultura. Por supuesto, y al mismo tiempo, existe una posicion voluntariamente minoritaria del artista con relacion al mundo. Ello confiere al arte su singularidad : no se somete a ninguna logica, como no sea la del arte. El arte es lo que se opone a las formas dominantes de la sociedad. Si bien existen formas dominantes del arte, estas siguen siendo minoritarias con relacion al resto de las transacciones humanas. Por una parte tenemos ultralocalizacion de la posicion de artista (periférica, marginal, resistente, minoritaria ; si, todo eso), y por la otra ultraapropiacion de las obras de arte, que escapan a cualquier determinismo social, politico, cultural e incluso estético. Por ello creo en la autonomia del arte como campo y en la autonomia de cada obra de arte dentro de este.

En 2006 escribi el texto siguiente, titulado "La critica de arte es un no lugar" (publicado por BAK en Utrecht). Este texto, que se inicia como una parodia de Los no lugares, el libro de Marc Augé, aborda una practica de la critica de arte que, al navegar de manera ciega entre lo local y la tentacion universal, deriva hacia lo que denomino "los no lugares del pensamiento", excluyentes, exclusivos y a menudo vacios. El texto, que me valio varias criticas negativas, no es un statement o declaracion, ni un ajuste de cuentas ; es una constatacion. La constatacion de una situacion tartamudeante en critica de la cual no me siento excluido, y de la que lamentablemente en ocasiones soy actor, pero que me esfuerzo por combatir con actos.

La critica de arte es un no lugar

Prologo
Antes de montarse en su auto, Pierre Dupont quiso comprar revistas en la libreria del Museo de Arte Contemporaneo : Art Press, Frieze, Trouble, Exit, Parachute, Tate, y Art Monthly. Condujo a continuacion hasta la sede de la fundacion privada que lo habia invitado a participar -junto a otros tres criticos de arte (un norteamericano, un polaco y un griego), un joven filosofo aleman y un artista suizo- en la mesa redonda titulada "Arte y Economia", que se celebraria en paralelo con la exposicion Post-capitalism. Mientras esperaba el inicio del debate, recorrio distraidamente la exposicion. Sin interesarse mucho por el sentido general, se divirtio al observar las recurrencias de ciertas expresiones en los textos de los carteles : "micropolotica", "intersticios de lo real", "retorno de la forma", "desterritorializacion", "reinterrogacion de la condicion de la imagen", "se rie de los estereotipos femeninos", "ficcionalizacion de lo real", "perturban nuestras percepciones", "no carente de humor", "desbarata los codigos culturales". Durante la mesa redonda posterior, se mencionaron los nombres de Gilles Deleuze (27 veces), Marcel Duchamp (12), Luc Boltanski (9), Jacques Lacan (9), Jean-Luc Godard (5), asi como el de un intelectual chino que Pierre Dupont no conocia (una vez). En el coctel ulterior, en compania de otros participantes, escuche varias veces pronunciar los nombres de Lyotard, Agamben, Kraftwerk, Fernand Raynaud, Harald Szeeman, David Lynch y los hermanos Lumière. Sobre el bar, un monitor retransmitia en video la mesa redonda anterior titulada "Emergencia de los Estudios Culturales en Asia" (Derrida : 31, Foucault : 28, Sontag : 25, Krauss : 14, Cusset : 6). Antes de abandonar la fundacion, la directora le entrego el comunicado de prensa del encuentro del mes siguiente (titulado "El centro y la periferia" y que reuniria a artistas, escritores, criticos de arte y curadores).

El comunicado mencionaba los nombres de Derrida, Godard, Adorno, Baudelaire, Lacan, Benjamin, Don Delillo y Gertrud Stein. Pierre Dupont aprendio también que el idioma inuit cuenta con 200 palabras diferentes para decir "la nieve".
Mas tarde, en el Thalys (tren de alta velocidad) que lo conducia al vernissage de una bienal europea, ojea la lujosa edicion multilingue recibida esa misma mañana en servicio de prensa : un best-off de mil artistas, seleccionados por cien curadores, escogidos por diez criticos de arte, elegidos por un editor. Se sintio a sus anchas, al conocer o haber oido hablar de alrededor del 80% de los artistas mencionados. Mientras se tomaba una cerveza en el coche-bar, echo una ojeada al periodico gratuito distribuido por la compania ferroviaria y que mezclaba imagenes de moda, viajes e informes culturales. Alli aprendio que los inuit tienen 70 palabras para decir "la nieve". En las paginas culturales encontro las expresiones "postmodernismo", "particion de lo sensible", "retorno de la forma" y "reinterrogacion de la condicion de la imagen", asicomo los nombres de Derrida, Deleuze, Baudelaire, David Lynch, Godard. Antes de comenzar a escribir el texto que debia entregar a un editor mexicano, miro rapidamente en su libro electronico un DVD profesional sobre proyectos artisticos europeos en el espacio publico, financiados por un coleccionista aleman ; en las entrevistas filmadas se mencionaba a Augé, Derrida, Rancière, Jenny Holzer, Baudrillard, Georges Perec, Herbert Marcuse, Lucy Lippard y, por segunda vez, el nombre del intelectual chino que habia escuchado antes ese mismo dia. Al conectarse a Internet a través del puerto wi-fi de su computadora portatil, Pierre Dupont introdujo ese nombre en Google y dio con una cita en inglés, que copio (apple-c/apple-v) directamente en la pagina de Word del texto que debia comenzar a redactar. Después, observo a través de la ventana el desplazamiento del sol que se ponia sobre el campo. Durante algunas horas, al fin estaria solo.

In non-places no one can hear you scream (En los no lugares nadie puede escuchar su grito)
"Los no lugares reales de la sobremodernidad", escribe Marc Augé, "tienen en particular el hecho de que se definen también por las palabras y los textos que nos proponen".1 Exacto. El concepto fundamental del no lugar merece por consiguiente ser aplicado. Es incluso el principal interés que podemos extraer de esta nocion faro del sociologo francés : finalmente no se refiere solo a lugares fisicos, sino a lugares mas abstractos. Por ejemplo, un campo de practica teorica. De esta forma, debo confesar por mi parte que mas que las estaciones o los aeropuertos, el principal "no lugar" que experimento con regularidad, segun la principal acepcion de Augé, tiene que ver con la esfera de la propia critica de arte. Una practica a primera vista posiblemente intimidante, de la cual nos damos cuenta con rapidez que la repeticion formal y conceptual (una semantica precisa y recurrente, la utilizacion compartida de un corpus de referencias limitado, el formateo de los estilos, el international touch de algunas publicaciones) la transforma en espacio de investigacion de trampantojo, territorio desterritorializado, pero en extremo legitimado y comodo para aquel acostumbrado a recorrerlo. Paradoja : un posicionamiento sobreindeterminado para una semantica sobredeterminada, una retorica muy especifica y al mismo tiempo impersonal e intercambiable. Como consecuencia, la critica de arte circunscribe un espacio de aventuras potenciales (del pensamiento, de la investigacion) discretamente excitantes, pero pocas veces realmente emprendidas. Un lugar de comunicacion y de transito (entre la obra y el espectador, entre el artista y la obra, entre las artes, entre los campos intelectuales) que no siembra muchas plantas teoricas, que tiene pocas raices, pero que multiplica las referencias fragmentadas con una intencion funcional. El espacio de un viaje entre dos polos (el periodismo y la teoria del arte), una practica de lo efemero, inmediata y cambiante, sin real pasado ni futuro, que opera con una finalidad precisa en el tiempo y el espacio (un informe de exposicion, un catalogo, un comunicado de prensa con los plazos que conocemos). Finalmente, un lugar extraño para todo el mundo. Que se recorre, pero que se revisita poco.

Lost in translation (Perdido en la traduccion)
Entonces ? Es tan grave que la critica pueda ser percibida como algo que pertenece al no lugar ? No, en el sentido en que su anonimato y su espacio confinado de difusion no le hacen practicamente daño al arte, ni a los espectadores, ni a nadie. No, en el sentido en que este espacio improbable y funcional del pensamiento ofrece a todos la misma oportunidad de acceder a sus codigos basicos siempre que se sobrepase la primera fase de intimidacion semantica. Pero si, en el sentido en que se podria esperar otra cosa de ella. Mientras que la curaduria de una exposicion sigue siendo una practica relativamente arriesgada (no se discute ; se muestra), la propia critica de arte escapa practicamente al alcance de la critica. Si bien una exposicion puede aun desencadenar un debate, incluso un escandalo, o por lo menos irritar al mundo del arte, el espacio esterilizado del texto critico ofrece total impunidad. Al disfrutar, justamente, de un perpetuo "no lugar". Un espacio duty free (literalmente) donde no existe ni prescripcion, ni prohibido, pero paradojicamente no mucha mas libertad.

Es lamentable que el lenguaje de la publicidad siga siendo infinitamente mas especulativo e innovador que el de la critica de arte, incluso cuando sus fines parecen a veces confundirse. Podemos lamentarlo. Ya que de esta forma la critica de arte clasifica, limita y excluye. Marc Augé : "el espacio del no lugar no crea ni identidad singular, ni relacion, sino soledad y similitud"2. Si bien la critica de arte sigue siendo fundamentalmente un gesto del pensamiento, a menudo es un gesto automatizado, mimético. Soñariamos entonces con una practica literaria de la critica que dé cuentas de la subjetividad del autor. Soñariamos con una critica de arte que fortaleceria el arte por su energia propia en lugar de servirlo con neutralidad. Soñariamos con una critica que se esforzaria por captar la polisemia ilimitada de cada obra, al inventar nuevos protocolos de escritura para golpear al mismo ritmo (disyuntivo) que su sujeto. Una practica que afirma ser especulativa al dibujar un espacio de encuentros que no solo sean fortuitos. Soñariamos finalmente con una critica de arte que encuentre las virtudes creadoras de la identidad singular y de la relacion.

Algunos coloquios a los que he podido asistir o participar representan una modelizacion concreta posible de esta idea de practica critica como no lugar. Un espacio de transito intelectual, poblado por no especialistas que comentan temas aparentemente evidentes para todos, pero cuyo sentido y el propio desafio se me han escapado a menudo. Desde luego, las referencias son familiares, las citas conocidas, el tono identificable, pero esta logica impersonal y consensual lleva a un pilotaje automatico de la palabra en el cual, al igual que en el aeropuerto, solo nos queda esperar la sucesion de los acontecimientos. Un lenguaje de prescripciones con acceso reservado. Virtual. En estos casos, demasiado frecuentes, la critica de arte se convierte en el lugar de la soledad extrema, en el de una fascinante confusion de la vacuidad.

Notes :

1. Texto publicado inicialmente en inglés en Report (Not Announcement), a project in collaboration with e-flux, curated by Binna Choi.
2. Augé, Marc. Los no lugares, introduccion a una antropologia de la sobremodernidad. Ediciones Seuil, Paris, 1992.

Guillaume Désanges

Traduccion del francés : Mayla Reyes Pedroso y Aurelio Fernandez Navarro